La verdadera historia entre Palestina e Israel

israel-palestine-small.jpg

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, reconoció oficialmente a Jerusalén como la capital de Israel y orientó al Departamento de Estado trasladar la embajada de Estados Unidos de Tel Aviv hacia la nueva urbe, violando la Carta de la ONU, el Derecho Internacional y las resoluciones de las Naciones Unidas. Ahora, para entender el conflicto debemos ir a los antecedentes, para saber como empezó todo.

Su inicio se remonta al período colonial, cuando el antigua Imperio Otomano controlaba todo los que es hoy Medio Oriente, en el seno de este se fueron gestando movimientos con el objetivo de reivindicar los intereses y la autodeterminación de los ciudadanos haciendo vales por sobre todo la identidad árabe, en este contexto se creó un movimiento bastante singular, cuyo propósito era instituir un Estado para los judíos dispersos por el mundo, se llamó Sionismo.

El Sionismo vio en Palestina la tierra donde nació el judaísmo y, por tanto, se convirtió en el lugar para edificar su proyecto de nación. El problema estuvo en que, si bien es cierto que se logró organizar un movimiento sionista en este territorio, también se organizó otro por los árabes palestinos, evidenciándose un choque entre los dos proyectos de nación; este se acentuó cuando la inmigración judía entró en el territorio, los cuales ampliaron sus posesiones de propiedades que facilitó su control territorial.

Los judíos crearon instituciones a modo de “Protoestados”, donde ejercieron la violencia y la discriminación contra los árabes, por tal motivo, se desencadenó una pugna violenta entre árabes y judíos sionistas.

El Reino Unidos dominó el territorio palestino a modo de colonia de 1920 hasta 1948; durante esta etapa, entre 1936 y 1939, se desencadenaron una serie de revueltas que hacen que el territorio no sea dividido. No fue, si no, después de la Segunda Guerra Mundial que las Naciones Unidas en su Resolución 181 de noviembre de 1947, que formalmente se propone repartir Palestina en dos territorios separados por una frontera, así la ciudad de Jerusalén se acogió al régimen internacional especial auspiciado por la ONU, conocido judicialmente como “corpus separatum”, así se creó el Estado de Israel.

El producto de esta Resolución trajo conflictos y los estados árabes intervienen en defensa de Palestina. Producto de esta primera guerra araba-israelí, el estado judío resistió la intervención, provocó la salida de un gran número de palestinos que quedaban en su territorio y aumentó la masa territorial más allá de lo previsto por Naciones Unidas.

En las guerras intermitentes que tuvieron lugar a los 15 meses posteriores Israel conquistó un 26% de territorio correspondiente a Palestina, mientras Egipto ocupa la zona correspondiente a la Franja de Gaza.

Este nuevo estado judío rápidamente se alineó a los intereses de las potencias occidentales frente al nacionalismo árabe en el Medio Oriente, materializándose esto en la Guerra del Canal del Suez. Recordemos que el Canal del Suez tiene una importancia, dado que es una ruta de navegación factible que une al Mar Rojo con el Mediterráneo.

En 1964 se crearó la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y en junio de 1967 Israel ocupó el Golan sirio, la península del Sinai egipcio y los territorios palestinos de Cisjordania y Gaza, de esta manera los judíos continuaron violentando al Derecho internacional y particularmente la Resolución de Naciones Unidas. En estos territorios ocupados se expropiaron tierras para establecer colonos y bases militares, así como una persecución constante contre el nacionalismo palestino y dominio sobre sus recursos naturales.

En las décadas de los 80 y 90 la OLP logra crear un gobierno en el exilio con reconocimiento internacional, luego de que logró recomponer el tejido nacional herido y bañado en sangre por los israelitas. Poco a poco esta OLP fue cediendo ante la realidad de la partición territorial, pero continuó exigiendo derechos al pueblo palestino; como, libre determinación, disposición de un Estado, retorno de los refugiados, pero nada  ha dado resultados. Al pueblo palestino continúa padeciendo la muerte, la discriminación, el abuso y la guerra.

Todo esto sin contar que son los Estados Unidos los que han apadrinando a Israel, desde un inicio, tanto económica como militarmente y este responde a sus intereses. En conclusión, Palestina ni siquiera existe como país, cuanta con 10,5 millones de deslazados en el mundo y ni siquiera tiene derecho a instituir un gobierno, ni que se le reconozca a Jerusalén como su capital, esa ciudad que Trump en este miércoles acaba de reconocer como capital de Israel y colocará allí su embajada haciendo caso omiso a la ONU y a las normas internacionales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: